Este lanyard representa nuestra energía que nos ha permitido pasar estos difíciles momentos de pandemia, nuestra relación con los colores es muy especial, cada vez que pensamos en colores se nos viene a la cabeza una ráfaga de ideas, sentimientos y cosas que nos obligan a ser creativos desde las entrañas.